10 Remedios Caseros para Bajar de Peso

70
0

Por eso aquí te compartimos una lista de 10 remedios caseros que te pueden ayudar. La recomendación es probar todos durante un periodo de tiempo razonable y quedarte con los que te dan los resultados que buscas.

Anuncios

Aquí tienes 10 remedios caseros para bajar de peso

Descansa entre cada bocado

Desde pequeños se nos ha inculcado que uno debe dejar de comer cuando se siente lleno. Desafortunadamente el estómago puede estar lleno pero ese mensaje tarda en llegar al cerebro. Esta es la razón primordial por la que tantas personas comen de más. Para evitar que esto te siga sucediendo, baja la cuchara o el tenedor entre bocados. De esta manera le das tiempo a tu estómago para decidir si ya debes detenerte. No te preocupes si al principio las personas te miran como cosa rara. Es tu salud la que está en juego y esta es la manera más sencilla de determinar si ya has comido suficiente.

Jugo de limón

Recientemente salí a almorzar con una amiga y noté que ella pidió que le trajeran trocitos de limón para agregarle al agua.  Le pregunté a qué se debía eso y me contó que el jugo de limón es uno de los remedios caseros más efectivos para combatir la obesidad pues mejora la digestión y desintoxica el cuerpo.

Otra alternativa para usar el jugo de limón es llenar un vaso con agua a temperatura ambiente y agregar:

Tres cucharaditas de jugo de limón, una cucharadita de miel de abeja y media cucharadita de pimienta negra en polvo.

Toma esto cada mañana con el estómago vacío durante tres meses y empezarás a ver resultados favorables.

El aceite de coco es tu mejor aliado

Las grasas contenidas en el aceite de coco van directamente al hígado en donde son utilizados como energía. Simplemente reemplaza el aceite que usualmente usas para cocinar por aceite de coco. Además, por ser un excelente supresor del apetito, tómate una cucharada de aceite de coco virgen prensado en frío dos veces al día. Puedes hacerlo antes de comer, durante la comida o después de comer.

La sábila

Hace varios años que se ha estado promoviendo la sábila como un remedio natural por excelencia debido a su versatilidad. No debería sorprendernos que también sirve para combatir la obesidad. La sábila elimina las toxinas del tracto digestivo, acelera el metabolismo, incrementa el uso de energía y desintegra la grasa acumulada en el cuerpo.

Esto es lo que tienes que hacer:

Toma dos hojas frescas de sábila, pélalas para poder sacarles la sustancia gelatinosa. Agrega jugo de naranja o de toronja y pon todo en la batidora por dos o tres minutos. Tómate esta mezcla todos los días durante un mes. Si no te gusta el sabor que le da el jugo, puedes prepararlo con agua solamente.

Agua, agua y más agua

Muchas personas desconocen la importancia de mantenerse hidratadas como estrategia para combatir el sobrepeso. Lo cierto es que tu cuerpo necesita del agua para poder quemar la grasa. El agua ayuda a eliminar toxinas y controla el apetito. Muchas veces cuando creemos que estamos sintiendo hambre, lo que realmente tenemos es sed pues es fácil confundir la deshidratación con el hambre. En lugar de comerte esa galleta, llena un vaso con agua fresca y tómatelo. Trata de tomar por lo menos 8 vasos de 8 onzas todos los días.

Anuncios

Un consejo adicional: ten mucho cuidado con las bebidas hidratantes y aguas con sabor. Algunas son peores que las bebidas gaseosas. Así que investiga bien antes de usarlas como reemplazo del agua.

Té de canela

El nivel de azúcar en tu sangre tiene mucho que ver con tu peso pues determina cuánta hambre sientes en un momento dado. Cuando tienes un nivel balanceado de azúcar en tu sangre, tu apetito será normal y en lugar de almacenar las grasas, tu cuerpo las quemará.

Para preparar este té necesitas una cucharadita de canela en polvo, una ramita de canela y agua hirviendo.

Pon la canela en polvo y la ramita en una taza, agrega el agua hirviendo y cúbrelo durante 15 minutos. Luego cuela el líquido y tómatelo. Haz esto dos veces al día.

Vinagre de manzana

Otro secreto para la pérdida del peso lo encontramos en el vinagre de manzana. Este líquido milagroso ayuda a evitar que la grasa se acumule en tu cuerpo. Es fácil de preparar, y aunque no tiene el mejor sabor, uno se acostumbra. Llena un vaso con agua a temperatura ambiente y agrégale dos cucharaditas de vinagre de manzana crudo y sin filtrar.

Tómate esto solamente dos veces al día, preferiblemente antes de comer. Puedes agregarle una cucharadita de miel para mejorarle el sabor.

Analiza por qué estás comiendo

Muchas personas creen que con dejar de comer o hacer ayunos extremos bajarán de peso. La realidad es que nunca es una buena idea privar tu cuerpo de los nutrientes que necesita para su funcionamiento. Si tu problema es que te gusta merendar constantemente, lo que puedes hacer es preparar 5 ó 6 comidas pequeñas saludables. De esa manera no sentirás la necesidad de comer entre comidas.

Muchas personas tienden a comer cuando se sienten estresadas, frustradas, tristes o aburridas. Todos hemos escuchado de esa amiga que se come un galón de helado cada vez que pelea con el novio.

Una estrategia que te puede ayudar a evitar esto es preguntar ¿por qué estoy comiendo? y ¿qué es lo que realmente me apetece?

Muchas veces lo que necesitamos es un abrazo de un amigo y creemos que lo que se nos antoja es comer dulce de chocolate.

Té verde

Este es otro remedio popular que ya tiene fama propia. Algunos estudios han demostrado que el té verde contiene una sustancia que retarda el aumento de peso porque limita la absorción de la grasa. Puedes tomar entre tres y cuatro tazas de té verde al día para luchar contra la obesidad. Para variar el sabor, agrégale jengibre o cayena.

Una manzana entre comidas

Pues ya nos habían dicho que comer una manzana  al día es bueno para la salud. Ahora vamos un paso más allá porque la manzana contiene mucha fibra y ésta controla el apetito. Aparte de eso, la manzana contiene una sustancia que puede bajar el colesterol y retardar la absorción de carbohidratos. Por ser bajas en sodio, las manzanas también evitan la retención de agua.

Asegúrate de lavar bien cada manzana. Luego, corta una en trocitos y cómetela con la cáscara. La cáscara es una fuente rica en fibras. Te recomendamos comerte una o dos al día entre comidas.

Estos remedios son prácticos y económicos pues casi todos los ingredientes están en tu cocina y las mezclas son fáciles de preparar. Recuerda que por ser remedios caseros, tendrás que usarlos durante un mes o más antes de ver resultados. No te desanimes.

The post 10 Remedios Caseros para Bajar de Peso appeared first on Naturísima .

Anuncios